You are here:--Yo, vos, él, nosotros, vosotros, ellos

Yo, vos, él, nosotros, vosotros, ellos

Es como el estigma de los que viven en Argentina y van a Chile para las vacaciones: “¡¡ahhhhh se te pegó el acento!!” No es extraño encontrar chilenos que tengan una tonada chileno-argentina o que ya hayan dejado de tutear. Ya no es simplemente “traducir” palabras, como decir “colectivo” en vez de “micro” o “heladera” en vez del “refri”, sino que es hablar con el vos todo el tiempo.

 

Y obviamente hay dos posturas. Los que defienden a muerte su español chileno y que no van a cambiar su forma de hablar ni menos abandonar el uso del tú y otros que absorben el español rioplatense, ya sea por llevar muchos años (muchos, pero muchos años) viviendo en Argentina o porque al estar todo el tiempo bombardeado por los che, se terminan asimilando a ellos.

 

¿Está bien, está mal? No creo que se pueda enmarcar en una valoración negativa o positiva, es cuestión de gustos si lo queremos simplificar.

 

Personalmente he camuflado mi forma de hablar para evitar que me “jodan” los taxistas o cuando voy a comprar algo, pero no he dejado de usar el tuteo (a pesar de que en varias ocasiones piensan que soy de Mendoza). Sin embargo cuando vuelvo a Chile, y a pesar de que muchos me dicen que no se me ha pegado nada lo argentino, no falta el que te dice: “hablai igual que los che”, sólo por decir alguna hueá porque tiene boca y libertad de expresión.

 

Así la gente más permisiva en cuestiones del lenguaje, observa que es obvio que se te va a contagiar el idioma de otro país y es algo absolutamente necesario para darte a comprender. Más que cambiar la tonada o el tuteo, lo que más se asimila es el vocabulario propio de Argentina, junto con sus expresiones y sus “malas palabras”, porque esas son las que más se ansían conocerEl ejemplo más común a palabras con un doble sentido para nosotros es “pico”. Todos morimos de risa cuando vemos la publicidad de una golosina llamada “Pico Dulce” o nos “pasamos películas” cuando dicen “Tomar del pico”, “hora pico” o “se me calienta el pico” (sinónimo de “se me calienta el hocico”). Es imposible sacarse de la cabeza el uso que le damos en Chile a esa palabra y no esbozar, tal vez, una sonrisa pícara.

 

Así que tutee o vosee, la cuestión es darse a entender. Puede vosear estando en Argentina, pero de seguro lo rioplatense se le va altiro en cuanto ve o escucha a un compatriota, o se toma con los amigos una buena piscola.  

Por

“La Pitu”

By | 2017-09-26T17:03:25+00:00 septiembre 26th, 2017|Categories: Notas|Tags: , , |0 Comments